Los proyectos son instrumentos orientados a la transformación de realidades de personas o comunidades, una tarea compleja y ambiciosa recae en estos instrumentos que buscan proteger y mejorar calidad de vida en los territorios.

Concebir los proyectos como instrumentos de desarrollo y protección no garantiza que estos cumplan su propósito, en las últimas décadas se ha cuestionado el bajo impacto y la ineficiencia en la formulación y gestión de proyectos. A pesar de este cuestionamiento, los proyectos predominan en las estrategias de naciones y organizaciones como la apuesta para el logro de sus resultados.

A nivel local, regional, nacional e internacional se han abierto múltiples debates y se han diseñado herramientas para optimizar los resultados de proyectos sociales o de inversión, la comunidad internacional se ha cuestionado cómo aumentar la eficacia de la ayuda al desarrollo (OCDE, 2005) y han concertado una apuesta para transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible (Naciones Unidas, 2015).

 

A nivel metodológico el Banco Interamericano de Desarrollo (2020) en la última década desarrollo PM4R con el propósito de fortalecer capacidades para la gestión de proyectos, el Departamento Nacional de Planeación (Congreso de Colombia, 1994) consolida una Metodología General para la identificación, preparación y evaluación de proyectos de inversión pública.